El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha pasado en menos de 24 horas de condenar el atentado de este martes en Nueva York a culpar de la entrada de terroristas en Estados Unidos al sistema de visados implantado por la administración demócrata y concretamente al senador Charles E. Schumer, a quien ha atribuido la implantación de la lotería de visados que asigna permisos de residencia por sorteo. Según Trump, el atacante que mató a ocho personas en el sur de Manhattan entró en el país con uno de esos permisos (circunstancia no confirmada aún oficialmente), lo que hace necesario reformar el sistema para otorgar autorizaciones de residencia sobre la base de méritos personales.

“El terrorista entró en nuestro país a través de lo que se conoce como ‘Programa de Lotería de Visas de Diversidad’, una perla de Chuck Schumer. Quiero que esté basado [el sistema de visados] en el mérito”, ha tuiteado Trump este miércoles a primera hora. Instantes después añadía: “Estamos peleando duro a favor de la inmigración basada en el mérito, no más sistemas demócratas de lotería. Tenemos que ser mucho más duros (y listos).

El presidente ha echado mano también de unas declaraciones del exmilitar Tony Shaffer en las que acusaba al senador demócrata Schumer de “ayudar a importar los problemas de Europa. ¡Vamos a parar esta locura!, ha concluido Trump.

El tono encendido fue también una constante de los primeros tuits del presidente tras el ataque de Nueva York. Tras la condena del atentado y el recuerdo para los familiares prometió “escrutinio extremo” a los inmigrantes que quiera entrar en el país. Poco más de una hora después del atentado, con los detalles aún muy confusos, el presidente tuiteó: “En NYC, parece un nuevo ataque por una persona enferma y trastornada. Las fuerzas del orden lo siguen de cerca. ¡NO EN USA!”.

Una hora después, a las 18.30 de Nueva York, el presidente apuntó directamente al grupo terrorista ISIS: “No debemos dejar que ISIS entre, o vuelva, a nuestro país después de haberlos derrotado en Oriente Medio y otros sitios. ¡Basta!”. Finalmente, en un tercer tuit, anunció: “Acabo de ordenar a Seguridad Nacional que intensifiquen nuestro programa de Escrutinio Extremo. Ser políticamente correcto está bien, ¡pero no para esto!”.

La Casa Blanca ya ha presentado un programa para limitar la inmigración legal, aparte de poner en marcha la mayor campaña contra la inmigración ilegal en décadas.

El presunto autor de la matanza en Nueva York, detenido en el lugar de los hechos, es un hombre de 29 años llamado Sayfullo Habibullaevic Saipov que llegó a Estados Unidos hace una década y vivía en Florida. Según algunos testigos, tras arrollar a una veintena de personas se bajó del vehículo y gritó “Alá es grande”. Según la cadena CNN, Saipov dejó una nota en el vehículo en la que juraba lealtad al ISIS.

No es la primera vez que Trump relaciona inmediatamente un atentado con la política migratoria. El caso más sonado fue cuando, en plena campaña electoral, el 2 de diciembre de 2015 una pareja mató a 14 personas a tiros en San Bernardino, California. Ella era inmigrante paquistaní y él era estadounidense de familia paquistaní. En respuesta a aquel ataque, Trump lanzó su famosa propuesta de prohibir la entrada a todos los musulmanes en Estados Unidos “hasta que nuestros políticos sepan qué demonios está pasando”.

Como presidente, una de las primeras cosas que trató de hacer Trump fue poner en marcha una medida directamente relacionada con esa promesa. Trump dictó un veto migratorio que dejó fuera del país indiscriminadamente a todos los ciudadanos de siete países de mayoría musulmana. El veto fue denunciado por inconstitucional y paralizado por los jueces de forma cautelar. El Gobierno publicó entonces un segundo veto, también paralizado por la justicia, y un tercero, actualmente en los tribunales.

Ataques parecidos al de Nueva York, cometidos lanzando un vehículo contra transeúntes, han ocurrido desde 2016 en Niza, Berlín, Londres y Barcelona.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here