El Tribunal de Sentencia de San Vicente ordenó 3 años de prisión, suspensión de licencia médica por igual tiempo, y una multa de quinientos dólares para Pablo Antonio Romero Castro y Julio César Ramírez Martínez, acusados del delito de homicidio culposo en perjuicio de Cristian Ernesto Granados Escoto.

El hecho ocurrió el 10 de octubre de 2014 y hasta este día, ambos médicos habían sido procesados en libertad.

Romero Castro y Ramírez Martínez, ambos laboraban en el Hospital Nacional Santa Gertrudis, de San Vicente, a quienes se les imputa el homicidio culposo del joven de 20 años, quien fuera atendido de forma negligente provocando su muerte por meningo-encefalitis en el hospital Rosales de San Salvador, una enfermedad que nunca le fue diagnosticada por los condenados, quienes inicialmente determinaron que se trababa de chikungunya.

El fiscal del caso reiteró en repetidas ocasiones de la vista pública, tener suficiente prueba documental, pericial y testimonial para comprobar que los profesionales atendieron de forma negligente al paciente, provocando su muerte.

La multa de quinientos dólares corresponde al reparo de daños a la moral de la familia del fallecido, y por gastos funerarios; de no ser sufragada la multa tras demostrar imposibilidad, será el Estado, a través del Ministerio de Salud, el que deberá responder oficialmente.

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your name here
Please enter your comment!