Un privado de libertad de Palmares de Alajuela, se llevó tremendo susto esta madrugada. Mientras dormía, la batería de la tobillera que utiliza como dispositivo de localización en el arresto domiciliario, le explotó.

David Delgado, jefe de prensa del Ministerio de Justicia, detalló que fue el mismo usuario el que alertó a la policía lo que había sucedido, con el fin de que no se viera como un intento de fuga. La persona utiliza la tobillera desde abril y es la octava ocasión que le deben cambiar la tobillera, aparentemente, por mal uso.

En este momento el Ministerio de Justicia está coordinando con la Empresa de Servicios Públicos de Heredia (ESPH), que es la proveedora del aparato, para que determine la causa de este reciente evento. “Hay que determinar si fue un mal uso o un daño en el dispositivo (…) hay que recordar que el ministerio paga por un servicio de alquiler del dispositivo “, señaló Delgado.

El usuario no tiene lesiones, los daños de la explosión fueron en el colchón en el que dormía, “no está claro si lo estaba cargando o no en ese momento de la explosión”, añadió el vocero.

En este momento el hombre está sin la tobillera y el Centro de Monitoreo está en comunicación con él mientras se pasa un informe al Juzgado de turno, para que determine qué procede, si se debe colocar un nuevo dispositivo o no. Se espera que este trámite se haga en las próximas horas.

El país puso en marcha la vigilancia electrónica de privados de libertad desde febrero anterior, con una inversión de 860 millones de colones para un total de 270 dispositivos. El costo diario de operación de cada uno de ellos ronda los $18 (es decir entre 8 y 9 mil colones).

Hasta junio, el Ministerio de Justicia reportó que 16 usuarios se habían quitado el dispositivo contra las disposiciones legales. Es decir, un promedio de 4 casos mensuales.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your name here
Please enter your comment!