La carrera política de las FARC arrancó hoy en Bogotá con una puesta en escena inédita. El anuncio de sus candidatos para las elecciones de 2018 tuvo una ausencia llamativa, la de la que será su apuesta para la Presidencia de Colombia, Rodrigo Londoño alias ‘Timochenko’, que desde julio está tratándose en La Habana un problema de salud.

“Tenemos el visto bueno de los médicos cubanos para que regrese pronto y pueda liderar la campaña”, dice Carlos Antonio Lozada. El anuncio confirma la apuesta por el ala dura de la que fuera la guerrilla más potente de América, que ha mantenido sus siglas en el nombre del partido: Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC).

En una entrevista hace un año, poco después de ser galardonado con el Nobel de la Paz, el presidente Juan Manuel Santos se mostraba reticente ante la idea de que ‘Timochenko’, el máximo líder de la guerrilla responsable de múltiples crímenes, pudiera llegar a dirigir el país. “Las probabilidades de que eso suceda son prácticamente nulas”, contestó, advirtiendo que “las propuestas de un grupo marxista-leninista en el mundo de hoy tienen muy poca acogida”, en alusión a Venezuela y Cuba.

El fantasma del “castro-chavismo” fue el arma del partido conservador Centro Democrático de Álvaro Uribe para tratar de impedir la firma de la paz en Colombia a finales del año pasado y volverá a resurgir durante la campaña presidencial. “No aspiramos a reproducir el modelo de otros países ni a cambiar el sistema económico, queremos un país incluyente donde la economía reduzca la desigualdad”, asegura Iván Márquez.

Durante la Décima Conferencia de las FARC celebrada en septiembre de 2016, la última como grupo armado, así como en el congreso para formar el nuevo partido, que tuvo lugar en Bogotá a finales de agosto de este año con la presencia de ‘Timochenko’, se debatió el relevo del Secretariado (conformado por veteranos que alcanzaron el poder durante los años más duros del conflicto) por una nueva ala más joven y renovadora. Pero los nombres que se han conocido este miércoles consolidan en el poder a los veteranos: Jesús Santrich es el candidato a la Cámara de Representantes mientras que Pablo CatatumboCarlos Antonio LozadaVictoria SandinoSandra Ramírez (viuda de Manuel Marulanda, líder histórico de las FARC) y Benkos Biojó son los integrantes de la lista para el Senado, encabezada por Iván Márquez.

Además han presentado candidaturas para cinco de los departamentos más influyentes por número de votos (Bogotá, Antioquia, Atlántico, Valle del Cauca y Santander) pero en su estrategia será determinante su capacidad para establecer convergencias con otras fuerzas políticas. “Hemos invitado a cualquiera que esté comprometido con la paz a unirse con nosotros, en nuestra visión vamos a caber todos”, dice Rodrigo Granda, otro veterano.

Según el acuerdo de paz, el nuevo partido tiene garantizados cinco curules (escaños) en el Senado y otros cinco en la Cámara (similar al Congreso español), la incógnita está en si serán capaces de conseguir una mayor representación a través de los votos. Sus opciones para alcanzar el poder a medio plazo parecen mínimas pero los ex guerrilleros ya se esfuerzan en lanzar mensajes que cualquiera podría suscribir: corrupción, paz, reconciliación, igualdad… Una nueva lucha, esta vez por la vía política, acaba de empezar en Colombia.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here