Hondureños madrugaron ayer miércoles, entre el intenso frío y la lluvia, con el objetivo de no perderse el espectacular fenómeno astral denominado “Superluna azul”, pero el evento apenas pudo admirarse en cielos despejados y ciertas latitudes del planeta.

Este fenómeno denominado también eclipse lunar, luna de sangre y “Luna azul”, no se presentaba desde hace 150 años, aunque hubo un leve evento el 15 de agosto de 2015.

Según el astrofísico de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Roberto Schongarth, se trató de una combinación de eventos que coincidió con un eclipse total de luna o una superluna.

“La luna se vio más grande, algo visual porque en su órbita es elíptica, es decir que se acercó y alejó de la tierra”, apuntó Schongarth para luego referir que en uno de esos acercamientos coincidió con un eclipse total.

De esa manera, alrededor de las 5:48 de la mañana se observó a una distancia de la tierra con un aproximado de 384,400 kilómetros y cuando se ubicó en lo que se conoce como perigeo, la distancia fue menor.

“En ese eclipse total de luna, se alinean el sol, la tierra y la luna de tal manera que la tierra proyecta una sombra sobre la luna y esta debería desaparecer ante nuestros ojos, porque la atmósfera de la tierra desvía los rayos del astro rey y los divide en los colores del espectro donde el color rojo va a caer justo a donde está pasando la luna en ese momento”, explicó el experto.

En Honduras solo se vio la primera parte del eclipse, pues la totalidad de fenómeno, se apreció en zonas como el Pacífico, el este de Asia, Oceanía, en Alaska y la costa oeste de Estados Unidos.

Schongarth reiteró que en Honduras se admiró el inicio del eclipse cuando la sombra proyectada por la tierra cubría lentamente el vislumbre de la luna a cinco grados sobre el oriente.

El catedrático universitario indicó que este tipo de fenómeno de eclipses total pudo estar en la mira pocas veces ya que no son todos los que se pueden observar desde Honduras.

Muchas parejas aprovecharon estos fenómenos como predicciones para declararse amor eterno, otros para imperarse en frases románticas o desparecer los celos.

“Este eclipse fue mediático por dos razones, coincide con lo que llamamos como perigeo con la luna algo más grande de lo normal y la coincidencia de la denominada luna azul que es algo cultural donde llevaban a la segunda luna llena dentro del mismo mes”.

Se espera que para 2018 se presenten unos cinco eclipses, dos lunares y tres solares pero el único que se pudo apreciar fue el de ayer. Desde el inicio de semana decenas de personas visitaron el observatorio de la UNAH, aprovechando que los expertos le daban seguimiento a este evento astral.

Esta es la trayectoria que va tomando la luna entorno al sol.

Los movimientos de los astros tienen una conjugación especial.

Misterio
El misterio de la “Luna azul” es aún más simple, y engañoso. Cuando en un mismo mes se producen dos lunas llenas (un fenómeno algo extraño porque normalmente ocurre una cada 29 días) a la segunda se la conoce popularmente como ‘Luna azul’. Un concepto que, como explican astrónomos, no tiene ninguna base científica. “Es un término anglosajón totalmente inventado”.
Eclipse
El nombre de “Sangrienta” viene por la alineación de sol y luna que genera estos eclipses y que provocará que la atmósfera de la tierra filtre la luz azul y verde de los rayos solares pero a su vez deje paso a la roja. Al llegar a la tierra ese color, la luna se tiñe del reflejo rojizo que le llega de la atmósfera y hace que los habitantes de zonas donde el eclipse es visible puedan ver que la luna muestra un tono rojizo. Mientras un observador en Chicago, Estados Unidos ve el tono rojizo en la luna, en otras regiones los curiosos se conforman con un sol radiante sobre sus cabezas.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here