El calor y esos crepúsculos intensos marcan el inicio del verano cuscatleco. Y para celebrar la llegada de las fiestas de fin de año, los salvadoreños gozaron de una sobredosis de adrenalina, la tarde y noche del domingo, en el “Mágico” González.

Bacilos, Fonseca, Wisin y Juanes desfilaron por un inmenso escenario, desde donde la música hizo vibrar San Salvador.

La descarga de buenas rolas inició a primeras horas de la tarde, con el talento de los salvadoreños de Tónico 86 y Edición Limitada.

Jóvenes y adultos disfrutaron de bebidas refrescantes, snacks y un canopie que atravesaba de lado a lado, sobre la zona Platinum.

El clima “loco” se sumó a la fiesta, con una refrescante noche de luna llena.

El espectáculo internacional arrancó al filo de las 5:30 de la tarde, con las notas inconfundibles de la agrupación multinacional Bacilos.

Bacilos se reencontró con sus seguidores. Foto/Jessica Orellana

Miles de almas cantaron y bailaron al son de “Por hacerme el bueno”, “Bésala ya” y “Pasos de gigantes”.

La fiesta latina continuó con los éxitos del cantante y compositor colombiano Fonseca, quien inició su intervención a las 7:00 de la noche, con ‘Vine a buscarte’. “Por más que hayamos tenido percances, aquí estamos cantando”, expresó el sudamericano tras salir a escena. Luego, cantó “Eres mi sueño”.

Este evento estaba programado para agosto pasado, pero las severas condiciones climáticas de esa fecha provocaron la suspensión. “Valió la pena la espera. El clima está perfecto. Ahora sí lo voy a disfrutar de principio a fin. Bacilos y Juanes son mis favoritos”, afirmó Andrea Hernández, de 23 años, una de las asistentes.

Y vaya que sí valió la pena. La energía del puertorriqueño Wisin enloqueció a los salvadoreños, que sudaron bailando y cantando con sus éxitos “Adrenalina”, “Control” y “¡Que viva la vida!, entre otras.

Wisin subió la adrenalina con su enérgico espectáculo. Foto Jessica Orellana

“Ha sido una noche perfecta. Buena música, excelente compañía… ¿Qué más se puede pedir?”, manifestó Tommy Martínez, de 43 años.

El boricua despertó el inconfundible espíritu latino de todos los presentes, quienes disfrutaron de principio a fin la intervención del caribeño.

La noche de verano siguió subiendo la temperatura, para concluir la explosión artística con el talento de Juanes, uno de los favoritos de las audiencias salvadoreñas.

Como ya es costumbre, el público en El Salvador demostró por qué es uno de los mejores.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your name here
Please enter your comment!