John Tecklenburg, el alcalde de Charleston, negó que el tiroteo esté relacionado al terrorismo o sea un crimen de odio, al asegurar que se trató de un empleado que tomó como rehenes a sus compañeros.

“No es un acto de terrorismo. No es un crimen de odio. Es un empleado descontento”, declaró el alcalde sobre el incidente registrado en la calle de King.

Hasta el momento las autoridades continúan trabajando en la zona, mientras que el sospechoso fue trasladado a un hospital cercano tras resultar gravemente herido.

El resto de los rehenes fue liberado sin lesiones.

“La calles están llenas de equipos de SWAT, de la Policía y gente fuertemente armada, están bloqueando toda la calle. Cuando escuché las sirenas mire por mi ventana y vi a agentes con policías apuntando hacia el Virginia’s en King Street”, declaró Sarah Cobb, dueña de una tienda cercana, en entrevista con CNN.

Las autoridades pidieron a la población mantenerse alejada de la zona hasta que la situación se normalizara y ya no exista peligro alguno.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your name here
Please enter your comment!