El huracán devenido en tormenta tropical Harvey va camino de convertirse en uno de los desastres naturales más costosos de la historia de EE.UU. Según la consultora en riesgo Moody’s Analytics, podría provocar pérdidas por hasta US$ 75 mil millones. El costo superaría así los US$ 69 mil millones de pérdidas que, según la reaseguradora alemana Munich Re, se generaron en 2012 tras el paso del huracán Sandy por la Costa Este. El costo de Harvey sólo sería batido por el del Katrina en 2005, que provocó pérdidas por US$ 125 mil millones en el estado de Louisiana.

Son las estimaciones más prudentes. De acuerdo con los cálculos de la empresa de meteorología AccuWeather, Harvey costará a la economía estadounidense al menos US$ 160 mil millones. “Este será el peor desastre natural de la historia estadounidense”, dijo el presidente de AccuWeather, Joel Myers, sobre el huracán de categoría 4 (el máximo es 5) que el viernes tocó tierra en Texas y ha provocado inundaciones de proporciones dantescas, más de 20 muertos y 17.000 desplazados.

El paso de Harvey podría dejar pérdidas por US$ 75.000 millones

Pearland, Texas, 29 de agosto de 2017 (AFP / H. Ellessy)

De acuerdo con las estimaciones de Myers, una vez que “se complete la destrucción total”, el coste de Harvey supondrá el 0,8 % del PBI estadounidense. “Partes de Houston, la cuarta ciudad más grande de EE.UU., serán inhabitables durante semanas y posiblemente meses debido al daño del agua”, dijo. En su opinión, “los líderes empresariales y la Reserva Federal (FED), los grandes bancos, las compañías aseguradoras, etc., deberían empezar a gestionar el impacto negativo que esta catástrofe tendrá en los negocios, los ingresos corporativos y el empleo”.

El problema con Harvey, de acuerdo con The Financial Times, es que muchos de los habitantes del sureste de Texas no tenían sus casas aseguradas contra inundaciones. Podían haberlo hecho a un precio asequible gracias al Programa Nacional de Seguros de Inundaciones, un seguro respaldado por Washington. Pero según dijo el analista de seguros Larry Greenberg al diario financiero, sólo una de cada seis viviendas en el condado al que pertenece Houston tenían seguro.

El paso de Harvey podría dejar pérdidas por US$ 75.000 millones

Houston, Texas, el 29 de agosto de 2017 (REUTERS/Jonathan Bachman)

Donald Trump prometió vagamente miles de millones de dólares para la reconstrucción de Texas cuando sus aliados republicanos en el Congreso tenían el plan de recortar en casi US$ 1.000 millones los fondos para desastres. Esta reducción en el presupuesto de la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) formaba parte de un proyecto de ley que la Cámara quería discutir al regreso del descanso estival con el objetivo de invertir lo ahorrado en el muro de Trump para la frontera con México. Tras el desastre de Harvey, se espera de los líderes republicanos el olfato político de dar marcha atrás con el recorte: apenas quedan US$ 2.300 millones en las arcas de FEMA.

Los daños en rutas y otras infraestructuras públicas se estiman en US$ 10 mil millones y serán financiados por Washington y por el estado de Texas. Si bien las aseguradoras se van a salvar de pagar daños en las casas sin póliza, se espera que enfrenten grandes desembolsos por los autos. Como reportó The Financial Times, los contratos estándar en el seguro del auto sí incluyen el riesgo de inundación. De acuerdo con Moody’s Analytics, los dueños de esos autos dañados por el agua podrían exigir hasta US$ 4.000 millones. Lo mismo con la mayoría de oficinas y centros comerciales que sí tenían seguro contra inundaciones.

El paso de Harvey podría dejar pérdidas por US$ 75.000 millones

AFP / MARK RALSTON

Hasta el momento, más de 195.000 personas han pedido ayuda económica a Washington por Harvey. Desde el gobierno de Trump se informó que ya habían proporcionado más de US$ 35 millones en asistencia financiera a los que la solicitaron en la página web de FEMA Disasterassistance.gov. De acuerdo con el responsable de la agencia, Brock Long, 30.000 personas se han refugiado en 230 albergues de Texas y otras 1.800 personas han sido trasladadas a hoteles.

Las miradas están puestas ahora en la próxima reunión de la FED, dentro de tres semanas. ¿Cambiará Harvey el diagnóstico de la economía del banco central? Cuando ocurrió Katrina, los empleados de la autoridad monetaria estadounidense advirtieron por el efecto negativo que el huracán tendría sobre el empleo y la producción, pero no cambiaron su política del momento (subir las tasas). Ahora se espera lo mismo.

Los desastres naturales ponen en evidencia las fallas del sistema universalmente aceptado para medir la marcha de una economía. A pesar del terrible impacto de Harvey sobre familias y pequeños negocios, hay consenso entre los economistas de que la reconstrucción y sustitución de equipamiento termina provocando, en muchos casos, crecimiento económico.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your name here
Please enter your comment!