Hasta un 70% pueden estar muriendo los manglares de la bahía de Panamá, situación que pone en peligro la mayoría de las edificaciones cerca de las costas ante un fenómeno natural.

Los impactos de la intervención humana y de fenómenos ambientales que modifican los ecosistemas costeros tropicales afectan sus funciones regulatorias y socioeconómicas, aseguró Omar López, secretario técnico del sistema de investigación de Senacyt.

Dentro de las situaciones peligrosas a las que se enfrenta Panamá es que la mayoría de estos manglares, como los ubicados en Juan Díaz, son importantes para la vida de muchas aves migratorias y si no están, estas no tendrán dónde albergarse.

La directora ejecutiva de la Sociedad Audobon de Panamá, Rosabel Miró, explicó que en el área de Juan Díaz se han podido apreciar 62 especies de aves, de las cuales 24 son migratorias provenientes de Estados Unidos y Canadá.

Para José Fuentes, de Penn State University de Estados Unidos, la muerte de manglares puede deberse a varios factores, como contaminación química o física.

Pero la mayoría no duda en que la urbanización en su alrededor es el principal motivo de destrucción.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your name here
Please enter your comment!