Panamá, China, Irán, y la región de Hong Kong acordaron hoy investigar conjuntamente el accidente del petrolero “Sanchi”, cuyos vertidos continúan contaminando el Mar de China Oriental, informó hoy el ministerio de Transporte chino.

Los organismos responsables de asuntos marítimos de los mencionados territorios llegaron al acuerdo “a través de una negociación amigable” de trabajar en común, bajo los criterios para accidentes estipulados por la Organización Internacional de Asuntos Marítimos, dijo el Ministerio en un comunicado.

El accidente entre el petrolero iraní registrado en Panamá “Sanchi” y un carguero de Hong Kong se produjo el pasado 6 de enero.

Tras arder a la deriva ocho días, el petrolero se hundió el pasado día 14 a unos 530 kilómetros al sureste de Shanghái, después de una gran explosión, y comenzaron a aparecer manchas de crudo alrededor del lugar del siniestro.

Cuando ocurrió el accidente, el “Sanchi” llevaba, junto a unas 136.000 toneladas de condensado de petróleo, 32 tripulantes a bordo, que no pudieron ser rescatados con vida y de los cuales solo se han encontrado tres cadáveres.

A día de hoy, el petrolero de 274 metros de eslora, hundido a unos 115 metros de profundidad, continúa soltando hidrocarburos al mar, ya que además de la carga tenía unas 1.000 toneladas de combustible en el momento del hundimiento, aseguran los expertos.

Los últimos datos ofrecidos la pasada noche por la Administración Estatal de Océanos muestran que las manchas tienen una superficie de 93 kilómetros cuadrados, una cifra que varia mucho cada día.

Las organizaciones ambientalistas han advertido de que esta podría ser una de las catástrofes más graves de los últimos tiempos y Greenpeace alertó ayer de que es “imposible” estimar la magnitud del derrame ya que no se dispone de “información precisa” al respecto.

Pese a que el Gobierno chino ofrece un breve informe casi diario sobre las tareas de limpieza del vertido y hace balance sobre el tamaño de las manchas, once días después del hundimiento y 19 días del choque todavía no ha ofrecido ningún dato oficial sobre los posibles daños ambientales.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here