Un total de 74 países deberán tomar acciones para regular el uso del mercurio en la minería artesanal, así como prohibir la explotación de nuevas minas de este elemento químico, tras la entrada en vigor del convenio de Minamata sobre el Mercurio. Este fue ratificado por Nicaragua en octubre del 2014, según la Organización de Naciones Unidas Medio Ambiente.

El convenio busca proteger la salud de las personas y el medioambiente de los efectos que provocan las emisiones tóxicas del mercurio.

De acuerdo con Sergio Gámez, miembro de la Red de Agua y Saneamiento de Nicaragua (Rasnic), el mercurio es un elemento muy utilizado por la minería artesanal en el país. Y pese a que se menciona que este causa graves daños a la salud de los mineros, su uso ha sido histórico y lo han mantenido, explicó.

El reto consiste en conocer cuáles serán las rutas por donde los güiriseros (mineros artesanales) obtienen el mercurio, ya que ellos siempre lo consiguen, refirió Gámez.

Otros usos del mercurio

Este elemento químico también se encuentra en otros objetos como pilas, cosméticos, bombillas, termómetros. Según ONU Medioambiente unas 8,900 toneladas de mercurio se emiten al año.
Este elemento químico puede ser liberado de forma natural por el desgaste de rocas que contienen mercurio, incendios forestales y erupciones volcánicas, expresó la ONU.

Acuerdo debe su nombre a ciudad

El Convenio de Minamata, que entró en vigor el pasado mes de agosto y debe su nombre al “envenenamiento por mercurio más desastroso, ocurrido en Minamata, Japón, en mayo de 1956, a consecuencia del vertido continuado desde 1930 de efluentes industriales en la Bahía de Minamata”, define la Organizaciones de Naciones Unidas Medio Ambiente. En ese momento, la ciudadanía consumía mariscos de la Bahía y comenzaron a sufrir de graves problemas de salud como convulsiones, psicosis, e inclusive algunos entraron en coma.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your name here
Please enter your comment!