A pesar de que no han transcurrido los meses de septiembre y octubre, considerados los más fuertes de la temporada ciclónica, es alta la posibilidad de que huracanes tan intensos como Harvey o Irma puedan impactar Nicaragua, algo para lo cual el país no está preparado, según especialistas.

Harvey tocó tierra bajo categoría 4 (con vientos de 215 kilómetros por hora) mientras que Irma, que se desplaza en el océano Atlántico había alcanzado categoría 3, pero después disminuyó a 2; ambos muy potentes.

Que se generen fenómenos cada vez más intensos se debe a que han encontrado una temperatura mayor a los 26 grados centígrados en el océano, es decir, son condiciones favorables para un rápido desarrollo, explicó el agrometeorólogo del Centro Humboldt, Agustín Moreira.

Ante este panorama, Moreira consideró que “Nicaragua no está preparada para dar una respuesta inmediata en relación con este evento (huracán)”. El país sí está listo con planes de evacuación, de prevención, pero no para cubrir los desastres como inundaciones de ríos que se generen por las condiciones del temporal. Tampoco lo está a nivel de las afectaciones en la infraestructura, los acueductos, refirió el especialista.

Prevalece riesgo

Respecto a las probabilidades de que un huracán intenso azote al país, Moreira explicó que existe la posibilidad que sea entre uno y dos huracanes, los cuales podrían alcanzar la categoría 3.

Actualmente, el huracán Irma se mueve al oeste a través del Atlántico tropical, según el Centro Nacional de Huracanes. Por su trayectoria no representa un riesgo para Nicaragua, dijo Moreira.

Sin embargo, se vigila un disturbio que podría convertirse en una depresión tropical para la próxima semana.
Este evento se ve más arriesgado para Nicaragua, según Moreira, ya que está muy abajo, es decir, puede tener una trayectoria más cercana al país. Actualmente, se ubica a unos pocos cientos de millas al sureste de las Islas Cabo Verde. Se debe esperar el desarrollo que tendrá en los próximos días.

Vulnerables ante ciclón

Para la coordinadora del área de gestión integral de riesgos del Centro Humboldt, Lissette Ruiz, el país ha tenido avances en la gestión integral de riesgo, pero considera que no puede hacerle frente a un huracán intenso como los que se han registrado en esta última semana.

“Ni siquiera estamos preparados en la parte urbana, mucho menos en la costa Caribe”, expresó Ruiz. Esto, porque la población asentada a lo largo del Caribe es la que más sería perjudicada.

El pasado huracán Otto afectó al municipio de San Juan de Nicaragua, donde no hubo pérdidas humanas, mientras las materiales se centraron en afectaciones a la infraestructura de viviendas, en especial techos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your name here
Please enter your comment!