Nicaragua aparece entre 13 países con más alta impunidad según el Índice Global de Impunidad, correspondiente al período 2015-2016, emitido en agosto pasado por la Universidad de las Américas Puebla y el Centro de Estudios sobre Impunidad y Justicia. Entre los países en ese listado que aparece Nicaragua están México, Honduras y El Salvador entre otros.

En el resumen ejecutivo de la publicación en internet indica que han medido a 69 países y el objetivo del Índice Global de Impunidad (IGI) es visibilizar, en términos cuantitativos, el problema de la impunidad y su efecto directo en otros fenómenos como la desigualdad, corrupción y violencia.

Y explica que altos índices de impunidad pueden traducirse en problemas de desigualdad socioeconómica, desigualdad jurídica ante la ley, problemas de Estado de derecho, desarrollo económico insuficiente, dificultades para la atracción de nuevas fuentes de inversión extranjera y turismo, así como mayores violaciones a los derechos humanos.

Para el asesor legal de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), Pablo Cuevas, existe la tendencia a que se incrementen los índices de impunidad en el país.

“Por parte de las autoridades está primando mucho el tráfico de influencias”, señaló Cuevas. Por su parte el consultor independiente en temas de seguridad, Roberto Orozco, expresó que esto confirma que la seguridad jurídica y el debido proceso en Nicaragua no se cumple, por los niveles de corrupción existente en todo el eslabón del sistema de justicia que a su vez eleva los índices de impunidad.

“El principal factor de impunidad en Nicaragua es la corrupción institucional”, afirmó Orozco, para quien el accidente de tránsito donde falleció el taxista Santiago Rodríguez, es un buen ejemplo.

En esa caso, “la causante del accidente de tránsito era la hija de un alto funcionario del Gobierno, se dejó de aplicar justicia ¿por qué? porque ahí hubo tráfico de influencias”, señaló Orozco.

Rodríguez falleció a finales de abril del presente año en un triple choque, ocurrido en el kilómetro 14 Carretera a Masaya. Al final la Policía de Tránsito responsabilizó a uno de los dos lesionados grave y eximió a la principal sospechosa del accidente.

Situación antigua

El asesor legal de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), Pablo Cuevas, refirió que esta es una de las situaciones que han señalado desde hace varios años.

Y es una de las principales causas por la que las víctimas acuden a las organizaciones defensoras de derechos humanos como la CPDH, que cada día enfrentan mayores obstáculos para el acompañamiento de los afectados.

Las personas que acuden a la CPDH en la mayoría de veces es porque ha buscado soluciones ante las autoridades, que no les han dado respuesta.

La impunidad tiene consecuencias, pues cuando la población afectada no encuentra respuesta, “recurre a la anarquía”, aseguró Cuevas.

Consejos a la región

Sobre la situación en general en las Américas, el estudio expresa preocupación por la combinación de altos grados de impunidad y desigualdad socioeconómica que caracterizan a la región. “La exclusión social es un factor que retroalimenta la impunidad y agrava las consecuencias para quienes sufren las condiciones de marginación”, destaca el Índice Global de Impunidad, qie recomienda a los países estudiados mejorar la estructura y funcionamiento de los sistemas de justicia y seguridad, pero también debe generar instituciones capaces de incluir económicamente a la población.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your name here
Please enter your comment!