Al menos un muerto y 14 heridos causó el ataque de un grupo suicida contra la sede de la organización no gubernamental británica Save the Children en Jalalabad, capital de la provincia de Nangarhar, en el este de Afganistán (a 117 kilómetros de Kabul) y cerca de la frontera con Paquistán.

“Hasta el momento hemos recibido en el hospital un cadáver y tratado a 14 heridos del ataque”, afirmó Inamullah Myakhil, portavoz de Directorio de Salud Pública de la provincia de Nangarhar. El fallecido fue hallado en el primer piso del edificio.

Un muerto y catorce heridos en el ataque a una ONG en Afganistán

Algunos vehículos se queman después del ataque en Jalalabad, Afganistán.(REUTERS/Parwiz)

El hecho comenzó a las 9.10 cuando un insurgente suicida detonó los explosivos que llevaba en la entrada del edificio y dio paso a un número aún no confirmado de asaltantes que empezaron a disparar. De acuerdo a las primeras informaciones, varios vehículos estacionados frente a la oficina de la ONG resultaron afectados y fueron prendidos fuego.

“Oí una enorme explosión. Parecía un coche bomba. Nos hemos puesto a cubierto y he visto cómo un hombre armado con un lanzacohetes disparaba contra la puerta principal para entrar en el recinto”, contó Mohammad Amin, un testigo que ingresó en el hospital tras sufrir una herida en una pierna tras escapar del ataque saltando por la ventana.

Los atacantes, que según algunas versiones habrían sido tres, se mantuvieron dentro del edificio durante aproximadamente tres horas. “Llevaban uniformes de las fuerzas de seguridad”, precisaron las autoridades, una vez retomado el control del lugar. Las “operaciones de limpieza” del local continuaban en el tercer piso y no se descartaba encontrar más víctimas.

La portavoz de Save the Children en Afganistán, Mariam Attaie, aclaró que la organización no puede dar información por el momento sobre lo sucedido. “Una vez que consigamos toda la información la compartiremos”, finalizó. La organización expresó su preocupación por “la seguridad de nuestros empleados”, a través de sus redes sociales.

Este atentado, que aún no fue reivindicado por ninguna agrupación, ocurrió cuatro días después de un ataque reivindicado por los talibanes contra un gran hotel de Kabul, en el que murieron más de 20 personas, entre ellas 14 extranjeros.

Nangarhar, provincia fronteriza con Pakistán, es una de las zonas más inseguras de Afganistán. En ella operan los talibanes y el Estado Islámico (EI), que tiene en esta zona su principal bastión en el país asiático, y su capital es habitual escenario de ataques terroristas contra objetivos civiles.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your name here
Please enter your comment!