El príncipe Mohamed bin Salmán, de 32 años, que tras un ascenso fulgurante se convirtió en heredero al trono de Arabia Saudita en junio, se propuso reformar este reino ultraconservador al tiempo que muestra mano dura en un contexto de crisis abierta con el vecino Qatar.

El sábado, pocas horas después de la creación de una comisión anticorrupción que él preside, Arabia asistió a la repentina detención de 11 príncipes y decenas de ministros actuales o antiguos, además de la destitución de poderosos responsables militares, en una purga sin precedentes.

Mohamed bin Salmán, el príncipe que metió presos a ricos y poderosos

El príncipe Mohamed bin Salman cada vez tiene más poder. AP

En los últimos meses, el príncipe apodado MBS lanzó varias reformas que marcaron la mayor transformación cultural y económica de la historia moderna de un reino donde la mitad de la población (31 millones) tiene menos de 25 años.

Determinado a aflojar el yugo de los medios religiosos sobre la sociedad, había prometido en octubre una Arabia “moderada”, que practique un islam “tolerante y abierto”.

Primeras señales concretas: las mujeres obtuvieron en septiembre el derecho a conducir (una decisión histórica de la que se lo considera inspirador), pronto abrirán las salas de ciney las saudíes pudieron celebrar la fiesta nacional junto a los hombres en un estadio, algo nunca visto.

Mohamed bin Salmán, el príncipe que metió presos a ricos y poderosos

Principales miembros de la dinastía con el nuevo príncipe heredero, Mohamed bin Salmán. AFP

Estos cambios no habrían sido posibles, según los expertos, sin la detención en septiembre de decenas de religiosos e intelectuales, medida que había sido percibida como una demostración de fuerza del príncipe Mohamed para reforzar su poder y denunciada por las organizaciones de defensa de los derechos humanos.

Ha logrado tener “un poder y una influencia extraordinaria en muy poco tiempo”, señala Frederic Wehrey, del Instituto Carnegie Endowment for International Peace de Washington. Un diplomático occidental agrega que tiene una “fuerte influencia” sobre su padre, el rey Salmán, de 81 años.

Nombrado vice-príncipe heredero el 29 de abril de 2015, el joven príncipe impulsó un vasto programa de reformas económicas en su país, primer exportador mundial de petróleo pero demasiado dependiente de este recurso.

Mohamed bin Salmán, el príncipe que metió presos a ricos y poderosos

El rey de Arabia Saudita, Salman bin Abdulaziz Al-Saud. Padre del príncipe bin Salman. AFP

Este plan, bautizado Visión 2030, transgredió un tabú proponiendo vender en bolsa menos del 5% del gigante petrolero Aramco y dotarse así de un fondo soberano de dos billones de dólares, el mayor del mundo.

Nacido el 31 de agosto de 1985, este hombre de barba oscura y calvicie incipiente trabaja 16 horas al día, y afirma que su madre lo educó estrictamente.

Gracias al desempeño de una serie de cargos económicos y militares tras el ascenso al trono de su padre, en enero de 2015, había logrado ser nombrado segundo en el orden de sucesión.

Para sorpresa de todos, el 21 de junio fue nombrado heredero al trono. Acumula además los puestos de vice primer ministro, ministro de Defensa, asesor especial del rey y, sobre todo, presidente del consejo de Asuntos Económicos y Desarrollo, órgano que supervisa Aramco, la principal compañía productora de petróleo del mundo.

Mohamed bin Salmán, el príncipe que metió presos a ricos y poderosos

El multimillonario príncipe Al-Waleed bin Talal. Según Forbes ocupa el puesto 45 entre los más ricos del mundo. AFP

Como ministro de Defensa, Mohamed bin Salman supervisó las operaciones militares lanzadas en Yemen por su país, que desde marzo de 2015 encabeza una coalición regional para combatir a los rebeldes chiitas hutíes, acusados de mantener vínculos con Irán.

La crisis frontal con Qatar, al que Riad acusa de apoyar al “terrorismo”, es otro ejemplo de la nueva política exterior ofensiva de Arabia Saudita desde que su padre llegó al trono.

Licenciado en Derecho por la King Saud University, MBS tiene dos hijos y dos hijas y no es partidario de la poligamia en vigor en Arabia.

Mohamed bin Salmán, el príncipe que metió presos a ricos y poderosos

El Hotel Ritz-Carlton de Riad, en Arabia Saudita, donde están detenidos muchos de los que cayeron en la purga. Cárcel de lujo. REUTERS

“Tiene la reputación de ser agresivo y ambicioso”, declaró Bruce Riedel, ex oficial de la CIA que dirige el Brookings Intelligence Project en Washington.

En 2009, se convirtió en consejero especial de su padre, por aquel entonces gobernador de Riad. En cuanto su padre fue nombrado príncipe heredero en 2013, se puso al frente de su gabinete.

En abril de 2014, Mohamed bin Salmán se convirtió en secretario de Estado y miembro del gobierno, antes de su nombramiento como ministro de Defensa y jefe del gabinete real, el 23 de enero de 2015, cuando su padre sucedió al rey Abdalá, fallecido a los 90 años.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here