En 2011, cuando aún estaba casada con el actor español Antonio Banderas, Melanie Griffith sufrió una serie de crisis a bordo de un yate a su paso por el Festival de Cine de Cannes a raíz de los cuales le diagnosticaron por fin epilepsia, según ha relatado ella misma ahora durante su intervención en un panel sobre la salud mental de las celebridades en California.

“Tuve una crisis muy fuerte y me llevaron al hospital y poco después me dejaron regresar al barco. Y entonces tuve otro ataque y tuvieron que ingresarme de nuevo, fue entonces cuando me hicieron un electroencefalograma y empezaron a tomárselo en serio. Cuando volví a Estados Unidos me diagnosticaron epilepsia. Nadie me había dicho que pudiera padecer algo como eso en 20 años, nadie me prestó suficiente atención como para descubrirlo”, explicó la intérprete acerca de su largo camino hasta conocer el motivo de su dolencia.

Afortunadamente, Melanie no ha padecido un solo ataque en los últimos tiempos, algo que desde su punto de vista está relacionado con el hecho de que por fin ha aprendido a controlar sus niveles de estrés. En ese sentido, lo más sorprendente es que la veterana estrella asocia esa mejoría a su separación y posterior divorcio de Banderas en 2014.

“Me divorcié, lo cual resultó ser extremadamente sanador en mi caso”, apuntó, sin especificar si estaba bromeando o lanzando una indirecta a su exmarido, con quien por otra parte siempre ha proyectado una imagen de cordialidad absoluta, al menos en las declaraciones públicas ofrecidas respecto al final de su matrimonio, que, todo sea dicho, han sido realizadas en su mayoría por Antonio.

En esa misma línea, Melanie asegura que recientemente se sometió a una serie de pruebas que, para su estupor, determinaron que ya no padecía epilepsia.

“Hicieron todos los tests posibles en mi cerebro. No podían encontrar la epilepsia; no podía encontrar nada que estuviera mal. Así que era estrés, mi cerebro es un desastre, ya me entendéis”, apuntó.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here