En lo que va del año, más de 2,550 personas han perdido la vida en el país,
siendo San Pedro Sula y Tegucigalpa las ciudades de mayor incidencia; sin embargo, esas cifras son menores al mismo período de 2016.

En San Pedro Sula, entre enero y agosto, perdieron la vida 268 personas.
En 2016, durante el mismo período, ocurrieron 554 homicidios, lo que
representa una reducción de más del 50%.

Según las autoridades de la Secretaría de Seguridad, la mayoría de las
muertes violentas se dieron por enfrentamiento entre estructuras
criminales y ajustes de cuentas entre las mismas bandas y pandillas.

A nivel nacional, en comparación con el año pasado, los homicidios se
redujeron en más de un 24%, ya que en 2016 de enero a agosto ultimaron a
3,330 personas.

Los cuerpos encostalados siguen siendo encontrados en zonas solitarias de
Tegucigalpa y San Pedro Sula, por lo que unidades de inteligencia dan
seguimiento a estos casos.

El pasado jueves, en la colonia Luisiana de San Pedro Sula, en una calle
solitaria y sin iluminación, encontraron una persona sin vida que al parecer
fue lanzada desde un vehículo.

Según las autoridades de seguridad son pandilleros los que llevan las
víctimas a “casas locas” y después meten los cuerpos en bolsas o costales
para dejarlos abandonados en zonas aledañas a sus guaridas. Jefes de las
unidades policiales y militares ejecutan proyectos preventivos a la
violencia en los sectores más conflictivos. En el Distrito Central, hasta el
20 de agosto, ocurrieron 433 homicidios.

César Mendoza Matute, jefe noroccidental de la Policía Nacional, aseguró
que unidades de inteligencia trabajan a diario en patrullajes y operativos
enfocados a desarticular estructuras criminales.

El apoyo de la Policía Militar ha sido esencial para el combate a la
delincuencia, por lo que varios sectores que estaban en poder de los
delincuentes están siendo recuperado y entregados a los pobladores.

Eny Vega, portavoz de la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional
(Fusina), informó que hasta el martes 22 de agosto se registraron 780
homicidios menos que en 2016 a nivel nacional.

“Seguimos trabajando con los patrullas y operativos en conjunto con los
entes reguladores de justicia para lograr reducir los índices delictivos a
nivel nacional y que ocurran menos homicidios”, expresó la capitán.
La mayor parte de los asesinatos son con armas de fuego, las cuales son
conseguidas por los hechores de forma ilícita. A diario las autoridades
capturan a personas por el delito de portación ilegal de armas.

Representantes de los derechos humanos y otras organizaciones de
protección a las personas piden a las autoridades de Gobierno nuevas
estrategias de seguridad.

“Otro de los éxitos en el combate a la delincuencia es el apoyo de la
ciudadanía que está teniendo confianza en las autoridades y denuncian
hechos delictivos al número de emergencia 911, por lo que las autoridades
damos respuestas inmediatas”, agregó Vega.

En el municipio de Choloma, a pesar de los múltiples operativos, siguen
aumentando las estadísticas de muertes violentas y otros hechos delictivos.
El traslado de pandilleros o mareros a El Pozo, en Santa Bárbara,
contribuyó a la reducción de la violencia en la zona norte y alrededores.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your name here
Please enter your comment!