Además de verse invadida con la comprensible emoción que se desprende de haber recibido una candidatura de cara a los premios cinematográficos más importantes del mundo, la actriz Margot Robbie reaccionó con más euforia y alegría de lo normal al enterarse ayer martes de su nominación a los Óscar en la categoría de mejor actriz principal.

Y es que como ha revelado la propia intérprete en su última aparición televisiva, la noticia la pilló precisamente en medio de una fiesta posterior a la presentación de su película ‘Yo, Tonya’ -la que le ha brindado su primera candidatura para los prestigiosos galardones- en su Australia natal, un evento en el que estaban presente buena parte de sus mejores amigos y familiares.

“Sinceramente, era el mejor escenario posible para escuchar algo tan especial porque estaba rodeada de los míos. Fue muy divertido, porque enchufaron el teléfono al amplificador de sonido, y cuando anunciaron mi nombre todo el mundo se puso a gritar”, ha manifestado entusiasmada a su paso por el ‘talk show’ australiano ‘The Project.

Han pasado ya una década desde que la también actriz de ‘El lobo de Wall Street’, de 27 años, abandonara la comodidad de su hogar para tratar de labrarse una prometedora carrera interpretativa en la ciudad de Melbourne, donde recaló con solo 17 años pero también con la determinación necesaria para -pocas semanas después de su llegada- hacerse con un papel en una de las series televisivas más longevas del país, ‘Neighbours’, en la que en su momento participaron figuras como Kylie Minogue y Jason Donovan.

“Tenía solo 17 años cuando me dieron el trabajo y habían pasado solo unas semanas desde que dejé la Costa Dorada, así que no conocía prácticamente a nadie en Melbourne. Obviamente, jamás había vivido sola antes y no sabía muy bien cómo cuidar de mí misma. Afortunadamente, todo el mundo se portó muy bien conmigo y pude salir adelante”, ha explicado en la misma conversación, justo antes de ofrecer algunos detalles sobre la dieta tan austera que llevaba en sus primeros días de vida independiente.

“Estuve una buena temporada alimentándome a base de cereales, pero una vez que empecé en la serie, la gente no dejaba de invitarme a su casa. Susan Kennedy [una de las actrices de ‘Neighbours’] me hacía la comida una vez por semana y otros compañeros me ayudaban con la declaración de impuestos”, ha recordado divertida la intérprete, quien desde hace meses reside en Los Ángeles junto a su marido, el británico Tom Ackerley, tras pasar una breve temporada en Londres.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here