Si el de Venecia se acaba y el de San Sebastián está a punto de empezar, el hueco entre medias lo cubre el Festival de Cine de Toronto. La cita canadiense, quizá menos mediática que sus hermanas europeas, también deja ver por sus alfombras rojas a una buena cantidad de estrellas. Y una de las más fulgurantes está siendo Lady Gaga.

La cantante de Telephone y Born this way ha acudido al festival para presentar un documental que protagoniza, llamado Gaga: Five Foot Two, es decir, Gaga: 1,57 metros, que es su altura. En él busca mostrar a la cantante en su faceta más personal y, a veces, dura: se la ve en un hospital o sufriendo por la soledad que le acarrea la fama.

© Mark Blinch / Reuters

En la rueda de prensa de Toronto, Gaga aseguró que no había visto la película y que no necesita verla porque “estaba ahí”, como recoge Cinemanía. Pero la cantante también habló de la que muchos consideran su archienemiga, la cantante Madonna, con la que mantiene una supuesta rivalidad. “Lo que pasa entre Madonna y yo es que yo siempre la he admirado y aún la admiro, no me importa lo que piense de mí”, cuenta Gaga en el documental, en unas frases que fueron muy aplaudidas por el público en la proyección de Toronto.

Pero, y como cuenta Cinemanía, los fans se dejaron las manos cuando Gaga contó: “Lo único que me molesta de verdad sobre ella es que siendo yo italiana y de Nueva York, si tengo un problema con alguien se lo digo a la cara”. Para culminar: “Ella no me miraría a los ojos […]. Sólo quiero que Madonna me empuje contra la pared, me bese y me diga que soy un pedazo de mierda”.

El documental podrá verse en la plataforma de televisión de pago por Internet Netflix el próximo 22 de septiembre. La promoción, por el momento, va a toda máquina.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your name here
Please enter your comment!