El estadounidense Aijalon Gomes, quien en 2010 fue encarcelado en Corea del Norte por ingresar ilegalmente al país, murió quemado vivo el pasado viernes en San Diego (EE.UU.), por un suicidio o un accidente, informaron las autoridades.

A Gomes lo hallaron envuelto en llamas oficiales de la Patrulla de Autopistas de California, que trataron de ayudarlo y llamaron a los bomberos. Estaba aún vivo en un descampado el viernes por la noche. El hombre, al que identificó este lunes la Policía de San Diego, murió ahí mismo.

Las autoridades barajan como hipótesis de su muerte un suicidio o un accidente, y descartan el homicidio.

Gomes trabajaba como profesor de inglés en Corea del Surcuando el 25 de enero de 2010 ingresó a Corea del Norte atravesando desde China el helado río Tumen.

Un cristiano devoto, se cree que Gomes cruzó al Norte como misionario y ofrecer ayuda humanitaria.

En Corea del Norte fue inmediatamente detenido por agentes fronterizos y condenado a ocho años de trabajos forzados.

Gomes logró salir en libertad siete meses después de su detención pese a haber sido condenado a ocho años gracias a la intervención del ex presidente estadounidense Jimmy Carter,que viajó a Pyongyang con ese propósito.

Originario de Boston y de 38 años, Gomes se había mudado a San Diego recientemente.

En mayo de 2015 había publicado su autobiografía “Violencia y Humanidad”.

Otro ex preso norteamericano en Corea del Norte también terminó mal. Es el caso de Otto Warmbier, un estudiante detenido por descolgar un retrato de propaganda en un hotel de Pyongyang, y que terminó preso en Norcorea, y devuelto a Estados Unidos en coma. Murió poco después con serias lesiones cerebrales. Nunca se supo qué le pasó mientras estuvo en prisión en Norcorea.

4 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your name here
Please enter your comment!