Jim Carrey no tendrá que ir a juicio esta primavera tras la batalla judicial que mantiene con la familia de su expareja desde que Cathriona White se quitara la vida en 2015 a los 30 años. Según revelan varios medios estadounidenses, un juez ha desestimado las demandas que tanto la madre de White, Brigid Sweetman, como su exmarido, Mark Burton (de quien la maquilladora no estaba divorciada legalmente), habían interpuesto contra el actor alegando que él fue el que le suministró los medicamentos con los que se suicidó.

Carrey presentó una contrademanda en octubre de 2016 alegando que las denuncias de los familiares de su expareja no eran más que un intento de querer ganar dinero a su costa. El intérprete también reveló que antes de su muerte, White lo había amenazado con hacer público que le había contagiado varias enfermedades de transmisión sexual si no le pagaba millones de dólares. Unas afirmaciones que Carrey aseguró que eran falsas pese a que la familia alegó en sus demandas que esas enfermedades eran una de las causas de la depresión de White. El año pasado, los familiares de la maquilladora sacaron a la luz una carta que ella escribió en 2013 culpando al cómico, además, de sus adicciones y promiscuidad.

“No toleraré este intento desalmado de explotarme a mí o a la mujer que amé. Los problemas de Cat nacieron mucho antes de que la conociera y, tristemente, su trágico final estaba fuera del control de cualquiera”, dijo Carrey al inicio de todo el proceso. El actor y la maquilladora estuvieron saliendo de manera intermitente durante tres años.

El abogado del intérprete de películas como Ace Ventura o La máscara, Raymond Boucher, demostró que el documento que probaba que White supuestamente estaba limpia de enfermedades de transmisión sexual antes de conocer al actor era falso. Según ha comprobado el portal TMZ, la maquilladora había falsificado un informe médico de una amiga suya cambiando los datos personales.

Un representante de Carrey confirmó a The Hollywood Reporter que las demandas de homicidio culposo se desestimaron el pasado 25 de enero y aseguró que el actor “está deseoso de seguir adelante con su vida”. Por su parte, el abogado que representa a Sweetman y a Burton, Michael Avenatti, emitió al diario un breve comunicado en sus nombres: “No tenemos más comentarios en este momento”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here