El gobierno de Guatemala evalúa la posibilidad de reactivar la pena de muerte, que no se aplica desde el año 2000, como medida para luchar contra la violencia, anunció hoy el portavoz de la presidencia, Hainz Heimann.

En una conferencia de prensa, el vocero dijo que “se valora discutir la implementación de la pena de muerte” después de los atentados “terroristas” sucedidos en los últimos tiempos, como el tiroteo perpetrado contra el Hospital Roosevelt la semana pasada, donde murieron 7 personas y 11 quedaron heridas.

Heimann avanzó que esta posibilidad forma parte de un nuevo modelo que se impulsa para garantizar la gobernabilidad y la seguridad integral de los guatemaltecos que busca prevenir “actos de terrorismo”.

El presidente guatemalteco, Jimmy Morales, se reunirá pasado mañana con el secretario de la ONU, Antonio Guterres, en Nueva York, para tratar este tema y analizar cómo se podría mejorar las capacidades de la Comisión Internacional contra la Impunidad (Cicig), cuyo mandato termina en 2019.

El pasado fin de semana el congresista del partido oficial Frente de Convergencia Nacional (FCN-Nación), Marcos Fernando Yax, convocó una manifestación para pedir la reactivación de la pena de muerte, que no se aplica desde que en 2000 fueran ejecutados dos secuestradores mediante inyección letal. Guatemala es el único país de América Latina (excluyendo las islas del Caribe) que aún contempla en su legislación la pena de muerte.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your name here
Please enter your comment!