El Gobierno británico ha ordenado este domingo abrir una investigación interna sobre las acusaciones por conducta sexual inapropiada contra el secretario de Estado de Comercio Internacional, Mark Garnier, de su secretaria.

Una antigua secretaria de Garnier, responsable del área de Inversiones en el Ministerio de Comercio Internacional, ha relatado al tabloide ‘The Mail on Sunday’ que el alto cargo le ordenó comprar juguetes sexuales y le dirigió expresiones obscenas.

El secretario de Estado admitió al diario las acusaciones, aunque negó que puedan constituir “acoso sexual”.

La primera ministra británica, Theresa May, se dirigirá además al presidente de la Cámara de los Comunes, John Bercow, para abordar estrategias a fin de modificar la ‘cultura’ en Westminster sobre comportamientos sexuales, según avanzó el ministro de Sanidad, Jeremy Hunt.

El viernes, un portavoz de Downing Street, despacho oficial de May, expresó la preocupación en el Ejecutivo por las informaciones periodísticas que apuntan a que trabajadoras del Parlamento británico han elaborado un grupo de WhatsApp donde cuentan los supuestos abusos sexuales cometidos por políticos y altos cargos.

Ese portavoz subrayó que “cualquier información sobre acosos sexuales es profundamente preocupante” y señaló que las posibles medidas se tomarán cuando esas supuestas alegaciones “salgan a la luz”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your name here
Please enter your comment!