Debilitado a depresión tropical, Harvey empezó a golpear el miércoles a Luisiana, pero en Texas, ya enlutada por la aparición de los cuerpos de seis miembros de una misma familia, las inundaciones seguían generando estragos, provocando dos explosiones químicas cerca de Houston.

Las explosiones tuvieron lugar este jueves en una planta química en Crosby (noreste de Houston), inundada tras las lluvias torrenciales provocadas por Harvey, informó Arkema, la compañía propietaria.

“Hacia las 02:00 locales el centro de operaciones de urgencia del condado de Harris nos notificó dos explosiones y humaredas negras procedentes de la planta de Arkema en Crosby”, indicó el grupo en un comunicado.

Las autoridades ya habían evacuado un perímetro de 3 km en torno a la planta, que fabrica peróxidos orgánicos, un compuesto que se usa para elaborar plásticos y productos farmacéuticos.

Explosiones químicas en Texas tras el paso del huracán Harvey

Un bebé duerme entre las pertenencias de una familia evacuada en un tienda de muebles convertida en refugio en Texas. / AFP

Las explosiones sucedieron cuando el agua inundó la planta.

La empresa dijo que un corte eléctrico provocado por las lluvias torrenciales impide la refrigeración adecuada de los peróxidos orgánicos ahí guardados, por lo que pudo encenderse en llamas.

A lo ancho de estas amplias llanuras del sur de Estados Unidos, que han recibido 41 trillones de litros de agua desde el sábado, socorristas trabajaban contrarreloj para encontrar sobrevivientes, mientras la magnitud del daño ya se vislumbra multimillonario y la recuperación se cuenta en años.

Harvey ha dejado al menos 31 muertos y temen que la cifra se infle, mientras otras 30.000 debieron ser evacuadas de sus hogares.

El país se estremeció con el descubrimiento macabro de los cuerpos de una pareja y sus cuatro bisnietos, que estaban desaparecidos desde el domingo y fueron hallados en su camioneta sumergida este miércoles.

Explosiones químicas en Texas tras el paso del huracán Harvey

La gente arrastra sus pertenencias en improvisadas balsas en medio de la inundación en el noroeste de Houston./ AFP

Días antes, había aparecido ahogado también en su camioneta un policía que –apenas comenzada la tormenta– intentaba llegar a su estación de trabajo en plena noche pero fue tragado por las aguas.​

“A los estadounidenses que han perdido a sus seres queridos, Estados Unidos está en duelo con ustedes, y nuestros corazones están por siempre unidos a los suyos”, dijo el presidente Donald Trump, un día después de visitar zonas afectadas en Texas.

Las precipitaciones dieron un respiro a Houston, —cuarta ciudad más poblada de Estados Unidos y epicentro del desastre–, pero los pronósticos de más lluvias hasta el jueves hacen prever que las aguas tardarán en ceder.

Explosiones químicas en Texas tras el paso del huracán Harvey

Una mujer llama al 911 al quedar atrapada en su auto en Houston. / AP

“Es probable que las catastróficas inundaciones continúen durante días después de que pare la lluvia”, advirtió la secretaria interina de Seguridad Interior, Elaine Duke.

Lluvias torrenciales en Luisiana

Explosiones químicas en Texas tras el paso del huracán Harvey

Mapa de las zonas inundadas en Texas y Luisiana. / AFP

Nueva Orleans, en el estado de Luisiana y que conmemoró el martes el duodécimo aniversario de Katrina que dejó 1.800 muertos, se preparaba para precipitaciones fuertes e inundaciones repentinas a medida que Harvey se mueve hacia el este.

Harvey tocó tierra en la costa del Golfo de México el viernes como huracán categoría cuatro.

Aunque se degradó luego a tormenta tropical, hizo un segundo impacto en la mañana del miércoles en el suroeste de Luisiana, donde se registraban “lluvias torrenciales”.

Explosiones químicas en Texas tras el paso del huracán Harvey

Una grúa se lleva los autos de una autopista inundada en Houston. / AFP

El Centro Nacional de Huracanes (NHC) luego volvió a reducirlo otro escalafón, depresión tropical, sin dejar de advertir que continúan las condiciones para que se generen inundaciones peligrosas en Texas y el suroeste de Luisiana.

Pence a Texas

El vicepresidente Mike Pence viajará a Texas el jueves para reunirse con personas damnificadas, y Trump debe hacer lo propio el sábado.

En Houston, donde el alcalde Sylvester Turner decretó un toque de queda nocturno para ayudar en las labores de rescate e impedir saqueos, los dos principales aeropuertos reabrieron de manera limitada este miércoles, señal de un lento retorno a la normalidad para esta ciudad de 2,3 millones de habitantes y más de seis millones en el área metropolitana.

A pesar de todo, la metrópolis intenta recuperar su ritmo habitual: el metro y la colecta de basuras retomarán sus servicios el jueves, y algunos residentes comenzaron a abandonar los refugios para volver a sus casas.

Explosiones químicas en Texas tras el paso del huracán Harvey

Un hombre limpia sus pertenencias en su casa luego de que las aguas bajaran en Houston. / AFP

“Espero que a pesar de cuán masiva ha sido esta tormenta, la ciudad de Houston rápidamente pueda volver a lo que era y luego ir más allá”, dijo Turner en rueda de prensa.

Texas, un gran estado petrolero, teme también un golpe a su economía luego que Harvey obligó a suspender las actividades de las refinerías.

La tormenta podría costar 0,2 puntos porcentuales de la tasa de crecimiento de la economía del país en el tercer trimestre, dijo el lunes Goldman Sachs.

El daño causado podría oscilar entre 30.000 millones y 100.000 millones de dólares, según estimaciones que incluyen a Harvey entre las tormentas más costosas registradas en Estados Unidos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here