Un informe de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) del 2012 estableció que la ladera “es área no apta para el uso habitacional”.

El estudio determinó: “El área está representada por una secuencia de sedimentos de origen volcánico, pómez y tefra, y no se encuentran consolidados”.

La escuela se terminó de construir en el 2007, y se encuentra a cinco metros de la ladera en riesgo. Ese año no se efectuaron trabajos de reforzamiento y posteriormente se puso en riesgo a estudiantes y docentes debido a que en la época de lluvia hubo caída de agua pluvial proveniente de Cerro Gordo, zona 21 capitalina.

El riesgo de deslave causó que la Conred inhabilitara la ocupación de la escuela y el Ministerio de Educación reubicó a los estudiantes en aulas provisionales en un terreno privado que los padres de estudiantes prestaron.

Condiciones precarias

Los profesores enfrentan desafíos al impartir clases a los 400 estudiantes, debido a que la infraestructura es inadecuada.

Las vacaciones representan un receso a las incómodas condiciones para estudiantes y docentes, pero el próximo año comenzará igual que este, con ruido y hacinamiento.

Una lámina agujereada divide los grados en los salones de clases. El ruido de la calle interfiere en el aprendizaje de los menores, comentaron algunos profesores y padres de familia.

Los estudiantes pasaron los recesos en pasillos y la clase de Educación Física se impartió en la vía pública.

Pugna

El vocero de la Conred, David de León, explicó que la escuela se encuentra inhabilitada porque “no se han hecho los trabajos suficientes de mitigación de la ladera”.

El alcalde de San Miguel Petepa, Luis Alberto Reyes, señaló que la Municipalidad de Guatemala no ha solucionado el problema de drenaje en Cerro Gordo, y sigue cayendo agua pluvial en la escuela.

La municipalidad petapeña efectuó cortes en la ladera para evitar el debilitamiento del terreno; sin embargo, hacen falta trabajos de reforzamiento.

El reproche de Reyes no es aceptado por el director de Obras de la comuna capitalina, Álvaro Hugo Rodas, quien indicó que la tubería se colocó de forma visible en la ladera.

“Nosotros colocamos drenajes, y las aguas pluviales se envían por medio de tuberías a cajas y al colector”, manifestó el funcionario.

La Conred determinó en el estudio que ambas municipalidades deben ponerse de acuerdo para reforzar el talud y así se pueda habilitar el establecimiento educativo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your name here
Please enter your comment!