Aún de gira por Asia -en su última parada en Filipinas-, el presidente de Estados Unidos anunció “feliz” este lunes su candidato a dirigir el Departamento de Salud y Servicios Sociales (HHS por su siglas en inglés): el consultor farmacéutico y ex ejecutivo de la compañía Lilly, Alex Azar.

En un mensaje en Twitter, Donald Trump señaló que “¡será una estrella para una mejor sanidad y para bajar los precios de los medicamentos!”. La nominación de Azar, que presidió la farmacéutica Lilly en EEUU entre 2012 y 2017 y desde febrero trabaja como consultor para la industria, se produce casi dos meses después de la dimisión de Tom Price como secretario de Salud.

Su salida del departamento se produjo después de que el diario ‘Politico’ desvelase que había gastado en torno a un millón de dólares (unos 857.000 euros) en mas de una veintena de vuelos privados con su esposa desde el pasado mes de mayo. Price presentó su renuncia el 29 de septiembre.

La ‘estrella’ emergente de Trump para el departamento tiene experiencia en la administración y en el Departamento de Salud ya que trabajó como consejero y subsecretario de Salud durante el mandato de George W. Bush.

Para que Azar se convierta en el próximo responsable del departamento tendrá que superar primero las audiencias en el Senado. De producirse su confirmación en el Congreso, el ex ejecutivo aterrizará en una Secretaría que tiene como objetivo primordial ‘desmontar’ la legislación sanitaria de Barack Obama. Desde que Trump llegó a la Casa Blanca los republicanos han intentado derogar la Ley de Salud Asequible -popularmente conocida como Obamacare- sin éxito en su empresa.

Con la tramitación de la reforma fiscal en el horizonte más cercano, la Administración ha puesto en un segundo plano la sustitución del Obamacare. Pero sigue estando muy presente. “Estoy orgulloso de los republicanos en la Cámara de Representantes y en el Senado por trabajar para rebajar los impuestos”, escribía Trump en otro tuit asegurando que “nos estamos acercando”.

A la vista de la evolución de este proyecto, el presidente se preguntaba si era hora de “acabar con el injusto e impopular mandato individual de Obamacare y reducir más aún los impuestos”. Un asunto que caerá de plano en la cartera de Azar como la batalla contra los precios de los medicamentos.

Hace unas semanas, Trump aseguró que su administración va “a bajar los precios de los medicamentos recetados porque el mundo se está aprovechando de nosotros”. En una reunión con el gabinete en octubre, el mandatario sostuvo que las compañías farmacéuticas se “están yendo de rositas” en relación al coste de las medicinas.

Azar, presumiblemente, se conoce bien el sector. Durante la última década -después de abandonar el Departamento de Salud- trabajó para la farmacéutica Lilly en EEUU, primero como vicepresidente y el último lustro como presidente. Graduado en Derecho por Yale, el nominado de Trump trabajó como pasante para el magistrado del Tribunal Supremo, Antonin Scalia.

El departamento que dirigirá Azar -si supera la confirmación en el Senado- se encarga de la regulación de los precios de los medicamentos con receta y dirige losprogramas de Medicare y Medicaid.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your name here
Please enter your comment!