Cuando crees que Hollywood no puede sorprender más al mundo, siempre aparece alguien para demostrar que en Hollywood, el cielo es el límite.

En esta ocasión ha sido Morgan Spurlock, el creador y protagonista del polémico documental Super Size Me (2004) quien ha realizado una confesión inesperada: se ha autoinculpado de acoso y abuso sexual.

El huracán Harvey Weinstein lleva meses destapando a acosadores de todo tipo y condición. La mayoría de ellos, en primera instancia, negaron la acusaciones. Por tal motivo, que Morgan Spurlock se haya autoinculpado cuando su nombre ni si quiera había aparecido en los mentideros hollywoodienses, es más sorprendente todavía.

No sólo se ha acusado de abusar de una chica en estado de embriaguez en la Universidad, también de acosar a una empleada con comentarios fuera de tono.

La confesión de Morgan Spurlock ha venido en un comunicado en el que asegura que su confesión es parte del cambio que quiere potenciar en su interior. “Mientras miro a hombre tras hombre caer por sus pasadas indiscreciones, no me preguntaba quién sería el siguiente, sino cuándo vendrían a por mí. No soy un espectador inocento, sino parte del problema“.

En el escrito, Morgan Spurlock detalla las dos autoacusaciones que protagonizó hace años. La primera, en la Universidad, fue con una chica borracha con la que mantuvo una relación que él pensó fue consentida. No obstante, días más tarde, la joven leyó en clase un escrito en el que confesaba haber sido violada.

Por su parte, la empleada a la que se refiere el cineasta, es una mujer a la que llamó pantalones calientes, comentario que llevó a la empleada a dejar su puesto de trabajo. En aquel caso, como especifica Morgan Spurlock, la mujer llegó a pedirle dinero a cambio de su silencio. Lo pagó.

Pagué por la tranquilidad. Pagué por su silencio. Pagué por su cooperación. Y pagué para poder seguir siendo quien era. Soy parte del problema“.

Las confesiones del cineasta no se quedan en estos dos casos. Morgan Spurlock también asegura haber sido infiel a “cada esposa y novia que tenido. Miraba a todas ellas a los ojos, les proclamaba mi amor pero luego tenía sexo con otras personas a sus espaldas. Las herí. Y me odio por ello. Pero eso no me hizo parar”.

Finalmente, Morgan Spurlock cambia el discurso. De ser parte del problema, pasa a ser “parte de la solución. Al reconocer y admitir abiertamente lo que he hecho, pretendo avanzar y potenciar un cambio a mejor en mi interior”.

Por último, Morgan Spurlock confiesa que él mismo sufrió abusos sexuales cuando era pequeño, pero que sólo se lo había contado a su primera esposa. Está por ver si la Justicia entra de oficio en este caso o si alguna de las dos víctimas de Morgan Spurlock se decide a presentar denuncia contra él.

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your name here
Please enter your comment!