La tragedia se abatió aquel 29 de noviembre de 1995 sobre el pequeño hostal de Huzhou, una ciudad de la provincia de Zhejiang, en el sur de China. Los criminales pretendían robar a uno de los clientes del pequeño habitáculo. La víctima les descubrió sustrayendo el dinero y la pareja respondió golpeándole hasta matarlo.

Embarcados ya en un frenesís asesino, la pareja acabó también con la vida de los dos propietarios del negocio y de su pequeño nieto de 13 años, y después huyeron sin poder ser arrestados.

La única pista que pudo ofrecer el personal del recinto a las fuerzas de seguridad fue que los dos sospechosos habían pernoctado en el lugar y parecían proceder de la región de Anhui, más al norte. La investigación de las fuerzas de seguridad en Anhui no les llevó a ninguna parte y el caso se convirtió en un misterio irresoluble digno de un guión literario.

Eso es lo que debió pensar el autor Liu Yongbiao, de 53 años, un novelista que se ha ganado una cierta popularidad en la nación asiática desde hace más de una década gracias a la adaptación televisiva de alguna de sus obras. Uno de sus títulos más conocidos, El secreto culpable, publicada en 2010, refería la vida de unos pobres granjeros y en su prefacio anunciaba que pretendía su escribir otra “novela sobre una guapa escritora que ha matado a varias personas, sin que el caso haya sido resuelto”.

La policía sospecha ahora que la inspiración de Yongbiao no respondía sólo a su capacidad de imaginación, sino a su propia experiencia y le acusa precisamente de ser el asesino de Huzhou.

Los agentes le detuvieron el pasado viernes en su domicilio, sito en la citada Anhui, y según relataron los uniformados a la publicación china The Paper, no sólo confesó el homicidio sino que les dijo: “He estado esperando por ustedes todo este tiempo”.

Liu publicó su primer trabajo en una revista literaria de la ciudad de Hefei, la capital de Anhui, en 1985 pero no fue admitido en la Asociación de Escritores, controlada por el Partido Comunista, hasta 2013.

Su primer gran éxito se produjo en 2005, cuando una de las principales firmas editoras del país publicó su novela La Película. Más tarde, en 2014, otro de sus obras de ficción se convirtió en una serie televisiva de 50 capítulos.

The Paper no explica cómo las fuerzas de seguridad han retomado el rastro de Yongbiao, que fue detenido junto a su cómplice, otro vecino de su aldea natal, pero Xu Zhincheng, uno de los agentes implicados en la indagatoria admitió que había sido un caso especialmente complejo ya que no acertaban a descubrir un vínculo entre el escritor y las víctimas. “Eso fue lo más difícil”, reconoció.

“Reabrimos la investigación varias veces en los últimos años pero no conseguimos progresar hasta que utilizamos una nueva tecnología en las pruebas de ADN”, precisó otro oficial, Shen Lianjiang al matutino China Daily. El mismo Shen aclaró que a partir de junio se dedicaron a comprobar unas 60.000 huellas dactilares de 15 provincias y ciudades hasta que consiguieron hallar la de los culpables.

Los agentes explicaron a la prensa que Liu y su amigo del villorrio cometieron el asesinato porque en aquellas fechas se veían acuciados por la falta de dinero. Antes de ser encarcelado, el escritor entregó a los uniformados una carta dirigida a su esposa en la que admitía el crimen. “He vivido con miedo durante más de 20 años pero sabía que llegaría este día. Finalmente soy libre del tormento mental que he soportado durante tanto tiempo”, se leía en esa misiva.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here