Los combustibles que se comercializan en Costa Rica son los más caros de la región de Centroamérica.

Así lo alertó la Cámara de Industrias de Costa Rica con base en los recientes datos del Comité de Cooperación de Hidrocarburos de América Central.

De acuerdo con los industriales, el alto costo de los combustibles ha hecho que en Costa Rica se haya perdido competitividad, atracción para la inversión y capacidad de generar nuevas fuentes de empleo.

Ricardo Solera, primer vicepresidente de la Cámara de Industrias, indicó que el precio de la gasolina es aún caro sin considerar el impuesto que se paga por el combustible.

“A pesar de que Recope opera al costo y por tanto no tiene que generar utilidades, al comparar los precios de los combustibles que se venden en Centroamérica por empresas que sí generan utilidades para sus socios, los precios de Recope resultan los más altos de la región”, acotó.

El comportamiento del precio de los combustibles en Costa Rica es el siguiente:

-Gasolina súper: Ahí se evidencia un precio de 3,62% más alto que el promedio en la región.

-Gasolina regular: En este caso, la tarifa es un 6,5% más alto que el promedio centroamericano.

-Diésel: El precio de Recope fue un 7,3% más alto que el promedio de Centroamérica.

Para Solera, el principal perjudicado con los precios es el consumidor, quien es el que deberá pagar los elevados costos.

“Los consumidores costarricenses no tenemos una ventaja al tener un monopolio de importación de combustibles, pues más bien tenemos un precio mayor que nuestros vecinos que no tienen un monopolio estatal.

Por el contrario, los consumidores en Costa Rica nos vemos castigados al tener que pagar un precio más alto y esto definitivamente nos perjudica”, acotó.

Los industriales señalaron que todavía está pendiente de resolverse en la Sala Constitucional si se deben agregar al precio del combustible una lista de gastos abusivos de la convención colectiva de Recope que la Aresep no incluyó durante el 2017.

De esa forma, debe definirse si incorporar gastos de fiestas, fondos especiales de ahorro y préstamo, servicios médicos, etc. rozan contra nuestra Constitución Política.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here