En abril, unos delincuentes asaltaron un camión repartidor de la empresa Maquila Lama. Un mes después, otros sujetos asaltaron otro vehículo de la misma compañía. En esos dos robos, el hampa les arrebató más de ¢11 millones.

Esas situaciones, que se habían venido dando de forma continua, provocaron que ese negocio tomara cartas en el asunto y buscara una solución: poner cámaras que transmitan en tiempo real lo que ocurre dentro y fuera de los camiones.

Entonces, importaron desde Europa 34 sets (con cinco cámaras cada uno) para colocarlos en toda su flotilla. Cada set tiene un valor aproximado de $1.600 (unos ¢928.000).

La última instalación se realizó hace dos semanas, según confirmó Juan Carlos Sandoval, gerente general.

Justamente esa innovación tecnológica permitió que unos asaltantes desistieran de robar uno de sus camiones el 10 de agosto, cuando se enteraron de que estaban siendo grabados.

“Nos dimos a la tarea de buscar mecanismos para detectar actitudes extrañas de la gente. Vimos que había una tecnología en otros países, que son circuitos cerrados de televisión, bajo tecnología de alta definición.

“Lo que nosotros queremos es darle seguridad a nuestro personal, que se sientan seguros. El tema de los asaltos no terminan y la idea es crear un precedente y que los ladrones sepan que la compañía está monitoreada”, indicó Sandoval.

Se intentó conocer cuántos robos a camiones repartidores se han dado en los últimos tres años, pero el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) no respondió a la consulta realizada por este medio.

¿Cómo funcionan? Según contó Sandoval, cada camión es vigilado por cinco cámaras: tres de ellas están puestas en el exterior del vehículo; dos, en el interior.

“De esa manera tenemos cubierta la totalidad del entorno de nuestro auto”, indicó.

Todo lo que suceda es seguido de cerca por una persona que está a cargo del centro de monitoreo.

En caso de que los asaltantes logren montarse en el camión, el empleado puede activar un botón de pánico que está ubicado de forma estratégica en la cabina.

“Cuando llega la alerta al centro, se le da atención especial a ese vehículo y, si observamos que se da un asalto, coordinamos con Fuerza Pública”, detalló Sandoval.

Lo beneficioso de este programa es que no importa si los maleantes se llevan la cámara, porque los datos que fueron grabados se quedan almacenados en el servidor.

“Muchas veces los asaltantes se llevan las cámaras para evitar que los descubran y, cuando hacen eso, logran su cometido porque no se pudo sacar la información. Pero, con este sistema, no importa si se llevan la grabadorcita”, mencionó.

Los beneficios. En estos meses de práctica, la empresa aseguró que los beneficios que ha visto son numerosos.

El primero, y más importante, es que haya provocado que unos asaltantes desistieran de asaltar uno de sus camiones, en el que viajaban dos de sus empleados.

Este hecho ocurrió el 10 de agosto pasado, cuando el vehículo transitaba por Birrí de Santa Bárbara de Heredia. En ese momento, dos sujetos se montaron en el camión y los encañonaron, según se ve en el video facilitado por la empresa a varios medios de comunicación.

Cuando uno de los empleados le indicó a los supuestos ladrones que estaban siendo grabados, estos optaron por devolver el dinero que les habían robado y los celulares. Luego, se bajaron del camión y los amenazaron para que no volvieran por ese sitio.

“Gracias a esas cámaras pudimos auxiliar a nuestros compañeros”, señaló Sandoval, al tiempo en el que comentó que interpusieron la denuncia ante el OIJ. Allí, entregaron el video donde se ve a los supuestos ladrones.

El segundo beneficio es que, a lo que ellos presumen, lograron evitar un asalto la semana anterior. “Por medio de las cámaras que están colocadas al exterior, vimos una actitud sospechosa de un vehículo que venía siguiendo nuestro camión.

“Cada vez que el camión se detenía en algún sitio, el carro también lo hacía. Entonces nos comunicamos con los muchachos y les dijimos lo que pasaba. Ellos optaron por estacionarse cerca de una delegación policial”, contó.

El tercer beneficio es la seguridad que, aseguró, tienen los trabajadores.

A raíz de los buenos resultados que se han obtenido tras la colocación de las cámaras, dos empresas distribuidoras se han acercado a Maquila Lama para entender el funcionamiento. “Nosotros lo que queremos es que ellos sepan que esta lucha la tenemos que hacer en conjunto porque los asaltos van a seguir y tenemos que hacer algo al respecto”, concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your name here
Please enter your comment!