Muy deterioradas y en el olvido se encuentran numerosas calles de populosas zonas en el centro de San Salvador, y sin que la alcaldía haga algo por repararlas.

En esos lugares los pobladores señalan variadas razones por las cuales las vías se encuentran en mal estado; sin embargo, al final coinciden en la necesidad de la pronta reparación.

En el barrio San Miguelito, en el sector norte de la capital, las calles se encuentran llenas de baches. La 15a. y 17a. Calle Oriente de ese barrio, en los alrededores del mercado, se encuentran enormes hoyos.

“La última vez que la repararon fue hace dos años”, cometa Miguel Ángel Pinto Patiño, quien es propietario de un taller de motos en la 15a. Calle Oriente.

El mecánico sostiene que desde que rutas del transporte colectivo circulan en la zona el problema se hizo peor.

En marzo de 2006 el Viceministerio de Transporte anunció las modificaciones en los recorridos de 42 rutas de buses y microbuses que atravesaban San Salvador; la intención era dar paso a la ejecución de un proyecto de reactivación del Centro Histórico y al inicio de la operaciones de la Terminal de Integración de Sitramss.

En ese momento, por ejemplo, la Ruta 45-AB que viaja entre Apopa y San Salvador, fue sacada de la Alameda Juan Pablo II y llevado hacia la 11a. Calle Oriente.

Pero cuando el tráfico colapsa en esa vía, ya que coinciden rutas de buses de Soyapango, los microbuses que viajan de Apopa hacia San Salvador utilizan vías alternativas.

“Cuando la 11a. (Calle Oriente) se llena los buseros buscan por dónde avanzar, allí es donde se dejan venir por la 15a.”, aseguró Pinto Patiño.

Agregó que no es posible que una calle de colonia construida para la circulación de autos livianos soporte la carga vehicular, a la cual ha estado expuesta durante los últimos meses.

Al tráfico del barrio San Miguelito y sus alrededores se suman rutas que viajan de las principales colonias de Mejicanos hacia San Salvador.

De igual forma, esos buses fueron reubicados para que no transitaran sobre la Juan Pablo II, así darían paso libre al Sitramss, debido a que su recorrido terminaba en las cercanías del Parque Infantil, sitio donde se encuentra una de las estaciones. Algunas de ellas circulan en la 17a. Calle Oriente.

Más deterioro

Otro factor que, según los residentes, facilita el deterioro de las calles y avenidas en San Salvador es la industrialización de algunas zonas que fueron pensadas como residenciales al momento de su construcción.

Ese sería el caso en especial de la Calle Principal Plazuela Ayala, también conocida como “Calle de las panaderías”.

En ese lugar se han asentado, al menos, cinco de esos negocios que usan camiones de diferentes tamaños para el traslado de sus productos; a ese tráfico se añade el de los proveedores y clientes de los mismos.

“Esta calle fue reparada a finales del años pasado (2016), ya son más de 10 meses y un invierno los que han pasado. Antes no permanecía tan arruinada; pero como han surgido todos esos negocios ya no dura mucho en buen estado”, comentó Manuel Coreas, de 50 años, y quien ha vivido toda su vida en esa zona.

A pocos metros de la calle de las panaderías se encuentra la Calle Guatemala, la cual intercepta la Calle Tamarindo, ambas están llenas de baches de grandes dimensiones.

Allí los vecinos ya ni recuerdan cuándo fue la última vez que esas arterias recibieron mantenimiento.

“Quizás el alcalde (Nayib Bukele) debió priorizar la reparación de las calles en vez de parques y plazas”, sostuvo Francisco Cardona, uno de los habitantes de la zona.

La alcaldía de San Salvador trabaja en la revitalización del Centro Histórico desde el año pasado. La intervención es efectuada en al menos 20 cuadras de la zona.

Los trabajos incluyen remodelación de las plazas Libertad, Gerardo Barrio, Francisco Morazán.

Además, se ha instalado cableado subterráneo en al menos cinco vías, entre ellas: las avenidas Monseñor Óscar Arnulfo Romero y Avenida España; la 6a. y 4a. Calle Oriente, en ese mismo sector.
La inversión del proyecto en general ronda más de 100 millones de dólares.

A quién le corresponde

La reparación de las calles y avenidas en las colonias y barrios casi siempre abre la discusión de competencia, si al Fondo de Conservación Vial (Fovial) o la alcaldía.

Tanto la Ley de Desarrollo y Ordenamiento Municipal como la Ley de Urbanismo y Construcción establecen que las vías de circulación mayor deberán ser construidas por el Estado. Mientras, las vías de distribución deben ser construidas por la municipalidad.

Las vías de circulación mayor son aquellas que “atienden el tránsito de paso, uniendo los principales centros generadores de viajes dentro de una ciudad o región”. Por su parte, las de distribución son las que permiten el acceso o desplazamiento de los habitantes al interior de los complejos habitacionales (colonias, barrios o comunidades).

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here