Un hombre de 51 años ha muerto este domingo al estrellarse un helicóptero que participaba en las labores de extinción de un incendio en la villa de Castro Daire, distrito de Viseu, en el centro de Portugal. Everjets, la empresa que opera los helicópteros ligeros utilizado en este tipo de operación, ha confirmado la muerte del piloto.

“El piloto era el único ocupante del aparato e infelizmente no sobrevivió”, ha explicado Everjets a través de un comunicado. “Tenía 51 años, era de nacionalidad portuguesa y contaba con una amplia experiencia en el combate a incendios”.

Según testigos presenciales, el accidente mortal ha tenido lugar en torno a las 13 horas de la tarde (hora local), cuando la aeronave ha dado contra unos cables de alta tensión y se ha desplomado a la tierra, donde inmediatamente ha estallado en llamas. Nada se pudo hacer para salvar la vida del hombre que pilotaba el helicóptero.

“Es posible, por lo visto, que el helicóptero haya colisionado con los cables de alta tensión, cayendo e incendiándose inmediatamente”, ha afirmado la empresa en el comunicado. “No obstante, sólo podremos establecer las causas exactas del accidente una vez concluya la investigación”.

El pasado julio, otro aparato de Everjets se estrelló mientras participaba en las labores de extinción de un incendio en la aldea de Alijó, aunque en ese caso el piloto escapó del helicóptero con vida. La empresa ya ha anunciado que llevará una investigación del accidente para determinar qué pudo haber fallado.

En un comunicado, el presidente de la República Portuguesa, Marcelo Rebelo de Sousa, ha lamentado la muerte del hombre, manifestando su “profundo pesar por esta nueva víctima de los incendios que han martirizado nuestro país”.

El accidente se ha producido en medio de otro fin de semana crítico en el país vecino, donde a media tarde del domingo había más de 100 incendios declarados, con 3859 operativos y 31 aeronaves participando en misiones por todo el país. La intensidad del fuego en el distrito de Vila Real ha obligado el corte de la autopista A-4, que liga Oporto con la ciudad de Bragança, en ambas direcciones. El peor de los incendios actualmente activos parece ser el registrado en Covilhã , donde Protección Civil registra la participación de casi 500 bomberos repartidos a través de tres frentes.

Ante la previsión de condiciones meteorológicas favorables a incendios, el pasado jueves el primer ministro António Costa declaró el “estado de calamidad” de manera preventiva en varios distritos. Esta medida permitió liberar operativos y adoptar medidas excepcionales para preparar las zonas con mayor riesgo de incendio.

En lo que va de año Portugal ha sufrido una larga temporada de incendios devastadores, con números récords de incendios simultáneos registrados en las últimas semanas. En términos de víctimas mortales, el peor incendio tuvo lugar a finales de junio en Pedrógão Grande, fuego que cobró la vida a 64 personas, entre ellas casi 50 víctimas mortales de la llamada “carretera de la muerte”. En lo que va de año ha ardido más territorio luso que en cualquier otro de la última década, con más de 75.000 hectáreas consumidas por las llamas entre enero y principios de julio.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your name here
Please enter your comment!