Cada día estacionaban en la puerta de su casa en Saratosa, Florida, cuatro o cinco autos. La mayoría de los hombres que lo conducían eran mayores y de tez blanca. Los vecinos comenzaron a sospechar e hicieron la denuncia policial.

Una madre y su hija fueron arrestadas por gerenciar sin licencia un salón de “masajes eróticos” en su garage. Se trata de Anne Marie Dodge, de 55 años, y Jennifer Lynn Dodge, de 30 años. Las mujeres cayeron en operativo policiales en los que dos agentes encubiertos se hicieron pasar por clientes.

Madre e hija ofrecían sus servicios en el garage de la casa. Jennifer fue arrestada luego de ofrecerle al agente encubierto favores sexuales suplementarios por 200 dólares, en lugar de los de 120 dólares que costaba el masaje.

Anne Marie, en tanto, no contaba con la habilitación para dar masajes. Aunque afirmó ser ministra religiosa con permiso para practicar la “imposición de manos”.

Las mujeres tenían antecedentes por el mismo delito y quedaron libres bajo fianza.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your name here
Please enter your comment!