En los últimos años, la práctica de deportes y actividad física ha ganado popularidad entre la población costarricense.

Según una encuesta realizada por la consultora Unimer, la mitad de los ticos afirma realizar hasta 1,5 horas de actividad física por semana.

La búsqueda de un estilo de vida más saludable es una de las principales motivaciones que ha incrementado este tipo de prácticas. No obstante, junto al aumento de deportistas, se han generado múltiples problemas como malas técnicas deportivas, abuso de la actividad física y lesiones importantes en este sector de la población.

Esteban Campos, director del Centro Médico Saprissa, recomienda que antes de iniciar la práctica de cualquier tipo de deporte, la persona interesada se someta a pruebas médicas generales para saber si se encuentra en condiciones óptimas para realizar ejercicio.

Además, insta a la población a realizar actividades físicas de la mano de profesionales en la materia para evitar cualquier efecto contraproducente en la salud.

“Lamentablemente cada día es más común que personas empíricas tomen control de la preparación de atletas amateurs y es muy frecuente ver que las personas no están recibiendo la asesoría profesional adecuada”, explica el especialista.

Con el fin de atender y asesorar tanto a deportistas profesionales como aficionados, hace 4 años nació el Centro Médico Saprissa, una clínica especializada en el servicio de medicina deportiva.

Según detalla el Campos, Saprissa vio la necesidad que tenía la población de un centro médico orientado 100% a este tipo de servicios médicos y apostó por un proyecto integral que, además de atender lesiones provocadas por la práctica del deporte, ofrece los servicios de fisioterapia, rehabilitación y nutrición, tanto general como deportiva.

“Es importante recalcar que el centro médico es abierto al público y atendemos no solo a deportistas, sino también a aquellas personas que sufren algún tipo de lesión o desgaste articular”, afirma el médico.

En el Centro Médico Saprissa se trabaja con las últimas tendencias del mundo de la medicina, implementando terapias de rehabilitación funcional, es decir, un paciente en movimiento que pueda realizar actividad física progresiva durante su proceso de recuperación.

“Me lesioné el menisco interno entrenando para la Segunda División del Uruguay de Coronado y me tuvieron que hacer una sutura. La recuperación fue bastante conservadora durante 6 meses y acá me llevaron con mucho cuidado y de una manera muy profesional”, comparte Daniel Espeleta, un joven de 19 años paciente de la clínica.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your name here
Please enter your comment!