Dieciséis mil panameños complementarían su dieta con las 30 toneladas de vegetales, hortalizas y frutas que por día se pierden en el Mercado Agrícola Central Mercado de Abastos, en Curundú, ciudad capital.

El mal manejo después de la cosecha, productos almacenados en cajas de madera y sin refrigeración, contribuyen a que estos alimentos se deterioren y se cree, en algunos casos, una escasez ficticia.

La falta de estos alimentos ha privilegiado entre los panameños la ingesta de carbohidratos, entre ellos el arroz blanco, del cual se consumen anualmente 154.32 libras per cápita, uno de los niveles más altos de la región.

Infografía

El exceso de carbohidratos contribuye a la aparición de patologías como hipertensión, diabetes, obesidad y alto colesterol, indicó la nutricionista Lissette
Ramsey.

De hecho, datos del censo de salud preventiva de 2016 dan cuenta de que de 27 mil personas captadas, el 90% presentó alguna de estas enfermedades. “En una buena nutrición también incide la selección y preparación de los alimentos”, agregó.

Para evitar la pérdida de alimentos en el Mercado de Abastos, Augusto Jiménez, de la Asociación Productora de Tierras Altas, propone la construcción de mejores recintos y el uso de transporte refrigerado que garanticen la conservación de los alimentos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your name here
Please enter your comment!